Todo empresa necesita una marca. Aunque tú marca va mucho más lejos que el logotipo de tu empresa. Es cómo se percibe tu negocio, qué significa y cómo funciona. Es por ello que esforzarte en el desarrollarla si quieres tener éxito.

 

Afortunadamente, el desarrollo de la marca de tu negocio no es un proceso muy complicado pero si necesita estar siendo actualizado constantemente.

 

Hay 4 objetivos fundamentales para crear tu marca:

 

  • Define tus objetivos clave

 

  • Conoce a tu público objetivo

 

  • Conceptualiza la personalidad e identidad de tu marca

 

  • Define tu estrategia en redes sociales y otros canales de marketing

 

Ahora que conoces la importancia de una estrategia de branding, veamos con más detalle estos cuatro pasos para garantizar que le estás sacando el máximo partido a tus esfuerzos en marketing.

 

1. Define tus objetivos clave

 

Definir tus objetivos desde el principio es lo mejor que puedes hacer. Será el punto de partida para cualquier decisión que tengas que tomar.

 

Para esto, debes plantearte algunas cuestiones tan simples como:

 

  •     ¿Qué quiero conseguir?

  •     ¿Cómo veo mi negocio en el largo plazo?

 

Esto es solo una parte, hay muchas más cuestiones en las que puedes trabajar. De todas maneras, te recomiendo que establezcas los objetivos de tu empresa y los anotes para tenerlos siempre en mente.

 

2. Conoce a tu público objetivo

 

 

Al igual que ocurre con los objetivos de tu negocio, también es necesario que conozcas a tu público objetivo cuando quieres desarrollar tu marca. Responde a la pregunta “¿A quién quieres vender?”. La respuesta no debería ser “A todos”.

 

 Poner límites a quién quieres que sean tus potenciales clientes parece contradictorio, pero si tienes claro a quién te diriges, atraerás clientes con más posibilidades de conversión.

 

Para empezar, fíjate en tus clientes actuales y los de tu competencia y crea cómo sería tu cliente ideal.

 

Puedes hacer una lista con los beneficios de tus productos y servicios y asegúrate que coincidan con esta persona. La idea es que trates de conocer qué necesita el cliente y desarrollar tus comunicaciones en base a ello.

 

3. Conceptualiza la personalidad e identidad de tu marca

 

En este punto del desarrollo de la marca de tu empresa, es hora de utilizar lo que ya sabes de tu negocio y clientes para crear una personalidad e identidad específica. Esto es fundamental porque, cuando proyectas a una persona con la que tu público se puede identificar, estarán más predispuestos a elegir tus productos o servicios.

 

En cuanto a los elementos visuales, primero debes analizar qué es lo que hace que tu negocio destaque, es decir, tienes que saber cuál es su esencia. Luego, intenta transmitir estos rasgos en la tipografía, el logo o la combinación de colores que utilizas

 

Hay una serie de elementos que debes tener en cuenta como:

  • Logo

  • Hoja membrete

  • Tarjetas personales

  • Carpeta de presentación

  • Folletería para promocionar tus servicios

  • Página web

 

Formalizar tus servicios para que generes seguridad en tus potenciales clientes.

 

Importante: Tener una personalidad de marca consistente implica asegurarse de que el nombre de tu empresa se muestre igual en todas las plataformas. Utiliza el siguiente buscador para encontrar dominios libres y asegúrate de registrarlo para evitar que nadie te lo quite.

 

4. Define tu estrategia en redes sociales y otros canales de marketing

 

 

Si todavía no tienes un perfil en redes sociales, este es el momento perfecto para consultar si tu nombre de usuario está disponible, aunque todavía no esté en tus planes utilizarlo.

 

Esto te ayudará ofrecer una imagen consistente y evitará que usuarios malintencionados se aprovechen de tu nombre y de todo tu trabajo.

 

Después de esta etapa, necesitas empezar a desarrollar una estrategia y luego crear todo el contenido. Cómo lo haces depende fundamentalmente de tus objetivos y de cómo sea tu audiencia. No es algo fácil, pero te ayudará mucho en el largo plazo.